10 años con la fotografía digital

Pues ya se cumplen 10 añitos desde que decidí pasarme a la fotografía digital, abandonando el tan amado analógico. El primer motivo para retrasar mi adhesión en el sector digital era que en aquel momento para mí la fotografía era un mero hobby y cogía la cámara esporádicamente, como hoy se diría un “tomafotos esporádico”, sin pretensiones salvo aprender a mi ritmo el tema de la fotografía que conocí a los 18 años en una actividad extraescolar con un curso de laboratorio y revelado, tenía mis ideas, nociones muy básicas pero nunca pretendía nada más allá que lograr que me gustase la foto a mí para el recuerdo del tiempo.

Cuando tras mi accidente de tráfico y larga recuperación regresé a Madrid al mundo laboral, aprovechaba los fines de semana para ir a hacer fotos, pero ya me picaba el mejorar más y sin tener contacto en mis círculos de profesionales o maestros solo amistades y buenos aficionados, se complicaba la cosa de los tiempos para coincidir, tocaba tirar de autoaprendizaje e ideas, terminaba revelando 2 carretes a la semana, y como no tenía espacio donde vivía para montarme un mini-laboratorio para hacerme yo mismo los carretes y revelar, tocaba revelarlo en las tiendas de fotografía (sí eso que hoy parece ya un mito de leyenda jajaja), y veía que la economía no me rendía para tanta prueba sin intención de sacarle beneficios, en esos momentos trabajaba como encargado en una tienda de informática de segunda mano de Lunes a Sábado, y la fotografía era mi desahogo de los domingos (dónde habrán acabado todos esos negativos…. tanta mudanza ya me pierde). Una razón de negarme a pasar al mundo digital, era porque el circulo que me rodeaba, también aficionados a la fotografía, repito AFICIONADOS con más o menos pretensiones y se habían pasado al mundo digital, pues según tenían la digital era apretar el botón y elegir la foto, variaban los ajustes, probaban cosas, pero al fin y al cabo, de una tacada pues lanzaban 50 fotos y bueno “como no cuesta revelar y lo veo pues que más da” era lo que oía casi continuamente, y no sé, pero me negaba a apretar un botón y luego elegir, así no era hacer fotos a mi modo de entender claro, quizás errónea , era….bueno comprarse una maquina cara, sin saber hacer fotos ni intención, vale no disparaban en automáticos, pero a mi no me convencía eso de apretar y luego elegir, a mi me daba más la cosa de mirar, saber que quiero sacar, y luego apretar el botón, y si hubiera podido revelar en casa pero en ese momento me era imposible.

Hasta que en el 2007, ya viendo que el analógico estaba complicado para un mero aficionado mantenerlo, hablé con algunos amigos para que me ayudasen a comprar una digital, eso si BARATA de cojines, porque ni sabía si el mundo digital me gustaría para hacer un gasto tan bestia de una digital nueva… en esos momentos en el mercado estaría la 400D, pues me buscaron por medio del foro de Canonistas una Canon 350D de segunda mano con los objetivos quiteros, no quería ni pretendía más. Recuerdo cuando iba a las quedadas con mi pequeña digital y todos estaban ya con camaras más modernas, nuevas y “objetivados”, pero solo quería aprender y no más, bueno eso, divertirme haciendo fotos y compartir las cervecitas que después siempre caían entre risas y comentarios. Aún así me negaba a apretar el botón de seguido, o incluso poner en ráfaga, y preguntaba mil veces para lograr lo que tenía en mente hasta quizás no lograrlo pero al menos sí acercarme e ir mejorando sobre lo mismo. Pero soy de aprendizaje algo duro, mi cabeza creo que es como el granito para aprender, aunque según dice mi familia para el resto también, tras rodar de pequeño varias veces por las escaleras, tropezarme y romper cristales del cabezazo y ni brecha jajaja, o alguna cosa peor de más mayor. Pues me mantuve con ella 2-3 años si no recuerdo mal, haciendo mucha fotografía urbana, y alguna ocasión que tuvimos de ir al Circuito del Jarama o al aeródromo de Cuatro vientos con los vuelos de aviones históricos. Divertido era perseguir  los aviones…. parecía tiro al plato en versión mosquito incluso con un 75-300mm, desde luego en esas circunstancias aprendes mucho sobre manejar la cámara con velocidad y a coger soltura de movimientos. Una práctica que aconsejo realizar de vez en cuando sobre todo para aprender a manejar el zoom de los objetivos con soltura cuando se esté enfocando. Aunque reconozco que mi pasión seguían siendo las ruedas y en alguna ocasión que libraba del curro me enteraba si en el Jarama había algún tipo de entrenamiento o competición, y así fuí varias veces, hasta que se popularizó en exceso y teniendo más aún todo el mundo cámara pues quería ir, y al tiempo cortaron el poder acceder a la zona de viales, incluso pidiendo permisos correspondientes y demás. Hasta que a algún…..se le ocurre cruzar la pista en medio de todo el  follón para “tomar mejor foto”, consecuencia: “a la P*** calle, NO SE DEBE CRUZAR PISTA CON CIRCULACIÓN, AUNQUE NO VENGA NADIE” casi tal que así lo soltó uno de los guardas, íbamos juntos…así que expulsión juntos. Fue bonito mientras duró. Así que mi consejo es que valláis con un club que organice el evento, la rodada en circuito o lo que sea para que tengáis la acreditación del propio organizador, y no estéis supeditados a que os la cedan del circuito a lo cual por experiencia cada vez está más complejo, en el Jarama donde pude gozar en esta ocasión de los Legend Cars con lluvia y más tarde nieve, una verdadera gozadalegend-car-circuito-de-jarama, en Albacete y en Monteblanco (Huelva).

Para la fotografía deportiva de motor los ajustes que recomiendo, conste a nivel personal y con los que más a gusto me he encontrado yo, y es con prioridad a la apertura de diafragma, ya que la velocidad se ajustará a no ser como el caso que vemos que queramos ya comenzar a hacer barridos (teniendo ya algo de experiencia) con lo cual para nosotros decidir la velocidad de congelar la escena o no, el problema es como tengamos un día nublado y en el momento de disparar el diafragma detecte menos luz por las nubes antes y abre demasiado saliendo sobre expuesta o el caso más habitual, que para la velocidad que estamos siguiendo capte luz “excesiva” por el reflejo de la chapa del vehículo y obtengamos una foto subexpuesta, aunque esto sea solventable luego en edición, lo cual en alguna ocasión en esos tiempos que tenemos revisando la foto consideremos que es “foto mala” y la borremos, habiendo podido salvar en edición, por lo que a no ser que estemos con una tarjeta con poca capacidad (cosa rara a día de hoy jajaja), no borréis las fotos si hay espacio suficiente, y desde luego como la edición en deporte es mínima o bien disparar en m-raw o directamente en jpg, lo que acelera la velocidad de la ráfaga que hagamos. Yo pequé de novato y con mi 350D disparé ese día en RAW, hasta que me lo explicaron, así mis ráfagas se quedaban en 2fps jajaja, el mundo digital y yo tardamos en congeniar por ese momento. Así que si tenemos claro que queremos hacer barridos o congelar la escena en sí es más recomendable tener prioridad a la velocidad y la cámara decida el diafragma, esto conlleva pros y contras, la contra es que como antes, en un momento en que la cámara crea un exceso de luz, cierra diafragma y tendremos una toma subexpuesta, al contrario y por ejemplo como en otros casos el coche nos dé un reflejo de los cristales y nos comamos un destello que estropee la foto y nos la deje flojita de contraste. Como todo es ir viendo con qué estamos más cómodo trabajando.

Otra ocasión con unos amigos al palacio de la granja en Segovia  ya que no lo conocía, y por supuesto tenía que ir con mi pequeña 350D donde os recomiendo de ir en la época de otoño o principios de invierno por la riqueza de colores que hay por la hoja caduca, y donde hice esta foto, y os animo a que valláis y dejéis volar la imaginación como a mi me volaba por cada rincón. Eso sí, si vais con amigos o alguien más y vais con la cámara que os tengan paciencia, los nervios de que metan prisa es lo peor.maria-en-laberinto-web

 

 

 

 

 

 

 

 

En el 2009 ya más cómodo con la fotografía deportiva de motor decidí comprarme algo mejor de cuerpo de cámara y me lancé por la 450D, la 500D ya estaba disponible, pero eso de video y foto en el mismo cuerpo me chirría (a día de hoy aún lo hace), pero de eso hablaré en otro momento, y por qué. Para estrenarla tuve  doblete, primero el zombie-day con otros compañeros y amigos de Canonistas y luego al palacio de deportes a un campeonato de supercross indoor de 2009 en el palacio de deportes de Madridgrupo-supercross-indoor-palacio-de-madrid, obvio decir que tocó gallinero, pero igualmente lo gozé y creo exprimí todos los mm del objetivo, y a pesar de la calidad de las fotos, que al paso del tiempo ya dejo como simples recuerdos, calidad…. muy mejorable, pero es una experiencia que siempre recordaré y desde luego aconsejaré ir a todo evento posible hasta uno definirse qué quiere fotografiar con más tino y pasión. Aquí tuve que tirar de ISO, ya que la iluminación era bastante escasa para la distancia a la que me encontraba, 800 ISO para poder jugar con la velocidad, así que no tengáis miedo de de tirar de iso alta en ocasiones ya que ajustan velocidad solventareis el temido ruido, que a día de hoy con los nuevos equipos es inapreciable salvo condiciones muy extremas de escasa luz, y si no, toca editar y afinar con los ajustes de niveles y curvas.

 

En 2009, en pleno estallido de la crisis, dejé Madrid y regresé al pueblo donde mis padres tienen una casita, allí un colega de Madrid por medio de internet ante la crisis fotográfica que tenía me recomendó un foro de intercambio de fotógrafos  con modelos (principiantes, ampliación de books generalistas, etc), no conocía el sector pero retratar modelos no me atraía en principio, hasta que lo probé. Ahí he conocido a grandes personas, fotógrafos y con el tiempo y cervezas con charlas varios amigos (algunos que siempre tendré en el alma), y estuve bebiendo un tiempo de ese campo, y descubrí cual era la tendencia de estilismo con la que gozo más a la hora de trabajar con la cámara en una sesión de fotos, así que recomiendo y os animo a título personal siempre que se tenga opción asistir o montar quedadas grupales para tal efecto, eso sí, en cuanto se note el más mínimo resquemor, que surtan rencillas, pullas, o malas artes, lo mejor es alejarse antes de que salpique todo, pues ya se sabe que uno malo hace sonar más que 200 buenos. Pero de todos se aprende, y desde luego preguntando siempre, dejad la timidez en la mochila y preguntad 100 veces si es necesario para mejorar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s